Publicados los nuevos Estándares Europeos de Sostenibilidad (ESRS)

El pasado 22 de diciembre de 2023 se publicó en el Diario Oficial de la Unión Europea el REGLAMENTO DELEGADO (UE) 2023/2772 DE LA COMISIÓN de 31 de julio de 2023 por el cual se completa la Directiva 2013/34/UE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta a las normas de presentación de información sobre sostenibilidad. A través de este reglamento se aprueban definitivamente los Estándares Europeos de Sostenibilidad (ESRS), es decir, las directrices a través de las cuales las empresas deberán reportar en materia de sostenibilidad.

Aunque el reglamento entró en vigor el 25 de diciembre de 2023, será aplicable a partir del 1 de enero de 2024. Es decir, las empresas de más de 500 personas trabajadoras o de interés público deberán empezar a recopilar los datos necesarios a partir de esta fecha para poder reportarlos en 2025.

En este sentido, cabe destacar que para las empresas de más de 250 personas trabajadoras y/o 40 millones de euros de facturación y/o 20 millones de euros en activo se retrasa un año y será obligatorio reportar en base a estos estándares en el año 2026 con datos del año 2025.

Los Estándares de Reporte en Sostenibilidad de la Unión Europea (ESRS) son una serie de nuevas normas e indicadores que buscan estandarizar los informes de sostenibilidad y poner fin a que cada empresa elija el marco de referencia a través del cual reportar (GRI, ODS, Pacto Mundial, EBC, etc.). Aunque cabe destacar que son altamente compatibles con la metodología propuesta por GRI.

Los ESRS se componen de 12 documentos que cubren diferentes ámbitos: aspectos generales, aspectos ambientales, aspectos sociales y gobernanza. Entre las novedades que presentan los nuevos estándares están:

  • Reforzar las cuestiones vinculadas con gobernanza, haciendo hincapié, por ejemplo, en “el papel del consejo de administración y de la dirección en lo que respecta a las cuestiones de sostenibilidad”.
  • Poner mayor foco en el reporte de la relación entre el modelo de negocio y la estrategia de la organización con las necesidades de los grupos de interés.
  • Exigir la perspectiva de la doble materialidad en el reporte de información, obligando a las empresas a “informar tanto sobre la manera en que les afectan diversas cuestiones de sostenibilidad como sobre las repercusiones de sus actividades en las personas y el medio ambiente”.
  • Garantizar la comparabilidad y pertinencia de la información divulgada, a través del establecimiento de normas comunes obligatorias de presentación de información.
  • Exigir que la información reportada tenga en cuenta marcos reconocidos internacionalmente, como la Agenda 2030 o las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales de la OCDE.

En conclusión, los nuevos ESRS buscan estandarizar la información que las empresas reportan en materia de sostenibilidad, para que sean más fácilmente verificables, comparables y entendibles para los inversores y otros grupos de interés, lo que mejorará la transparencia de las empresas y la toma de decisiones informadas.